Bienvenidos
Secciones
Espacio Recreo
¿Cumplís Años?
Novedades
Registrate
Recomendanos
Espacio FitnessEspacio BellezaEspacio MujerEspacio GourmetEspacio SaludEspacio Lifestyle
 

 

En esta época del año no sólo nuestra piel es la que está más expuesta al sol, nuestros ojos también pueden sufrir daños a los que tenemos que estar atentos. Dos profesionales te aconsejan para que cuides tu vista del sol, el agua y la arena.

 

Nuestra vista es muy importante y delicada, pero durante el verano nos cuesta más mantenerla protegida. La pileta y, especialmente, el sol pueden dañar nuestros ojos de forma progresiva y casi sin darnos cuenta. Por eso, el oftalmólogo Aldo César Da Prá nos explica todo para poder cuidarnos. Además, los anteojos de sol deben ser uno de nuestros aliados en esta época del año y consultamos al Ingeniero Matías Acerbi que nos asesora para comprar los indicados.

 

Da Prá, ¿cuáles son las enfermedades oculares más comunes de esta época?

 Las enfermedades más comunes son la conjuntivitis alérgica y la virósica. Ambas producen lagrimeo y enrojecimiento, y en la conjuntivitis alérgica lo que predomina es la picazón. Estas se contagian por la contaminación de las piletas y son tan comunes que incluso se las llama conjuntivitis de las piscinas. El cloro también puede causar queratoconjuntivitis química por excesivo contacto.

 

Entonces, ¿cómo los protegemos?

Lo que se aconseja siempre es usar las antiparras porque impiden que el ojo se ponga en contacto con el agua. También es conveniente, al terminar la jornada en la pileta, enjuagar los ojos con bastante suero fisiológico (es lo mismo que se usa para las nebulizaciones), 4 ó 5 gotas en cada ojo. Esto tiene un PH similar al de nuestra lágrima y lava los restos del material de la pileta que hayan quedado en los ojos.

 

Si nos entra arena o basuritas en los ojos y no sabemos cómo sacarlas, ¿qué se debe hacer?

Primero debemos evitar refregarnos los ojos porque la basura se pega más. Lo ideal es lavar el ojo con agua mineral o, literalmente, ponerlo debajo de la canilla de agua. Si persiste el malestar se debe consultar en el menor tiempo posible al médico oftalmólogo.

 

¿Qué produce la excesiva exposición a las radiaciones solares?

A nivel ocular la exposición a las radiaciones UV provoca reacciones palpebrales, que  es como una reacción alérgica. Los párpados se queman, se ponen más rojos y se hinchan un poco, porque su piel es muy sensible y reacciona rápidamente frente al sol. También puede producir queratitis, que son pequeñas lastimaduras (úlceras) en la córnea que duelen bastante. Hay que tener cuidado porque ésto también lo están provocando las camas solares, por eso se debe colocar siempre alguna protección sobre el párpado. Además, la acumulación de radiaciones genera a mediano y largo plazo cataratas o alteraciones en la capacidad de lectura en las personas de más de 70 años. Por eso, deben incrementar la protección con el uso de algún sombrero con visera.

 

¿Los días nublados son menos peligrosos?

No, incluso puede ser más dañino el sol porque la pupila suele dilatarse y favorece la entrada de rayos UV. Por eso los horarios que debemos evitar son los mismos que los recomendados para proteger la piel, es decir de 10 a 16 horas.

 

¿Cuáles son las recomendaciones para las personas que usan lentes de contacto?

Las recomendaciones son las mismas. Las lentes de contacto pueden usarse en la pileta o la playa sin restricciones. Algunas lentes de contacto vienen con filtro UV, pero como ocupan sólo una parte del ojo de todas formas hay que llevar un anteojo de sol. Lo importante en estos casos es prestar atención a los ambientes donde hay climatizadores de calor o frío porque modifican la temperatura pero no humedecen el lugar y secan mucho más los ojos. Por eso deben aumentar el uso de lubricantes de superficie ocular.

 

¿Quiénes son las personas que más recaudos deben tomar durante el verano?

Los niños, las personas de edad avanzada y las de ojos claros. Los niños también deben usar anteojos de sol adquiridos en ópticas y no los de juguete porque provocan aberraciones cromáticas y ópticas. Además, deben ponerse gorro con visera para aumentar la protección.  En el caso de las personas de edad avanzada también se deben colocar sombreros con visera, sobre todo si tienen alguna patología, para no agravarla. Lo que sucede con las personas de ojos claros (de marrón hacia abajo en la escala de colores) es que tienen mayor facilidad a la dilatación de pupila porque poseen menos pigmento que es lo que absorbe los rayos solares. Por eso sus ojos son más accesibles a que entren los rayos solares y más sensibles a la luz solar y artificial.

 

Veo, veo

El Ingeniero Acerbi nos brinda una completa guía sobre todo lo que hay que saber a la hora de elegir los anteojos de sol.

 

¿Qué debe hacer un anteojo de sol?

La luz está compuesta por 7 colores: violeta, azul, verde, amarillo, naranja y  rojo. Lo que puede hacer el anteojo de sol es oscurecer todas las luces por igual o eliminar una parte de esos componentes. El anteojo de sol convencional lo que hace es oscurecer la imagen. Pero también hay anteojos que actúan por filtrado, esto quiere decir que eliminan parte de los componentes de la luz. En general, las luces más dañinas son las violetas y azules, que son las luces con más energía.

 

Un anteojo de sol de calidad:  

- Debe ser adquirido sí o sí en una óptica de confianza.

- Debe eliminar completamente la luz ultravioleta porque es inservible y daña al ojo. Eliminar parte de la violeta y azul, que es poco percibida y tiene mucha capacidad de daño.

- Debe asegurar que cubre al 100% la protección UV. Pero, lo ideal, es que en la óptica lo chequeen con un aparato llamado espectrofotómetro para comprobar qué está transmitiendo y qué está filtrando.  

- No depende de la marca. Hay marcas reconocidas que son una garantía pero son pocas, y muchas de ellas no son conocidas por el público en general sino en el ambiente óptico. Además, no todo lo que sea caro quiere decir que sea de buena calidad.  

- Debe ser envolvente en su diseño y el cristal mismo puede tener una curvatura para que cubra los laterales de la cavidad ocular y la sien y así entre menos sol. 

- Su material puede ser el carbonato de dialilglicol, que es de muy buena calidad óptica, liviano y resistente.

 

¿El color del cristal influye en la calidad del anteojo?  

El color determina qué longitudes de onda pasan, por ejemplo un cristal azul o violeta va a transmitir más luz azul y violeta que amarilla y verde, que son  las que el ojo tiene más capacidad de percibir. Por eso preferentemente un cristal de color verde, amarillo, anaranjado o marrón es mejor. Pero no siempre tenemos que guiarnos por el color porque hay cristales verdes, amarillos o anaranjados que no son de buena calidad. El color es sólo un índice. Por otro lado, hay que diferenciar un cristal solamente con color de un cristal con filtro. El cristal con color es un cristal simplemente coloreado pero que además tenga filtro implica conocer su comportamiento, es decir saber qué luz transmite y cuál bloquea.

 

Por último, ¿son convenientes los lentes fotocromáticos y los polarizados?

 El lente fotocromático se oscurece cuando se expone a la luz ultravioleta. La gran ventaja es que en un mismo anteojo tenemos el anteojo de sol y el anteojo de receta para usar en condiciones de baja iluminación. El problema es el tiempo que tarda en aclarar al pasar a un lugar poco iluminado. Otro limitante es que la mayoría de estos lentes no se oscurece adentro del auto porque el vidrio del parabrisas filtra la luz ultravioleta, que es por la cual se activan los lentes, o sea que para manejar no sirven.

 Los lentes polarizados dejan la luz vibrando en una sola dirección y eliminan la luz que proviene de superficies por reflexión. Por ejemplo, si el sol se refleja en la ruta el lente polarizado elimina ese reflejo y vemos sólo la luz útil. Por este valor agregado que tienen, son una muy buena opción.

 

 

 

Asesoró en esta nota: Aldo César Da Prá. Médico oftalmólogo. M.N 55294 e Ingeniero Matías Acerbi. Laboratorio Óptico Foucault.  www.foucaultacerbi.com.ar 

 

 
Ingresá tu comentario
Caracteres: 800
  
  Regístrate y comenta con tu usuario Enviar
 
Notas de la Edición Anterior
Los cambios de nuestro cuerpo después del...
Inteligencia y emoción, ¿juntas?
¡A cuidar nuestros oídos!
Los ojos y el verano
Molestias en los huesos
 
Buscador
Sección
Buscar
Título de la nota
Buscar