Bienvenidos
Secciones
Espacio Recreo
¿Cumplís Años?
Novedades
Registrate
Recomendanos
Espacio FitnessEspacio BellezaEspacio MujerEspacio GourmetEspacio SaludEspacio Lifestyle
 

 

La salud bucal es parte fundamental de nuestro día a día. ¿Pero cómo hacer con el cuidado dental de los más pequeños de la casa? Una odontopediatra nos brinda una serie de consejos a seguir.

 

La salud bucal es parte fundamental de nuestro día a día y esto no deja al margen a los más pequeños de la casa. Está claro que a los chicos les encanta comer golosinas y que no les gusta lavarse los dientes, mucho menos ir al dentista. Por eso, los padres deben acompañarlos desde pequeños a la consulta e inculcarles los hábitos para el adecuado cuidado de sus dientes. La odontopediatra Marcela Moya nos brinda una completa guía con todo lo que tenemos que saber para su higiene dental y cómo lograr que asistan a la visita del profesional sin temores.

 

Antes que nada, ¿los niños son más susceptibles a la formación de caries?

Hay un período que se conoce como ventana de inefectividad. Este es un período susceptible que comienza cuando finaliza la protección inmunológica  transmitida por la madre al niño, que todavía está desarrollando su propio sistema inmune (entre los 19 y 31 meses). Por eso, es importante tomar medidas preventivas en forma temprana.

 

¿Qué quiere decir en forma temprana?

Esto quiere decir comenzar las medidas preventivas durante el embarazo, que la consulta la haga la futura mamá en el segundo trimestre de embarazo, para estar preparada para el cuidado del  bebé. Hay que explicarle a la madre que cuando el bebé aún no tiene dientes, debe limpiarlo y masajear las encías para crear el hábito diario de la limpieza de la cavidad bucal.

 

Entonces, ¿desde qué edad es conveniente llevar a nuestros hijos al dentista?

Es importante que la primera visita la hagan los padres entre los 6 meses y el año.

 

¿Cuándo se debe comenzar con el cepillado? 

Cuando el bebé presenta sólo los incisivos inferiores es suficiente limpiarlos con una gasa o tela de algodón humedecida. Recién cuando salen los molares se comienza con el cepillo dental o dedil.

 

¿Cuántas veces al día deben hacerlo y en qué ocasiones?

Lo ideal es hacerlo después de cada comida (cuatro veces al día), pero cuántas más veces se cepillen, mejor.

 

¿Cómo debemos cepillar los dientes a nuestros hijos?

Siempre hay que tener en cuenta la edad del niño. Cuando son pequeños solamente juegan, por lo tanto los padres son los que deben cepillarles los dientes. Hasta los 8 años deben realizar la técnica horizontal y ser supervisados por los padres. Las cerdas del cepillo deben quedar a 90º con respecto al eje mayor del diente y deben moverse de atrás hacia adelante. En los niños mayores de 9 años debe usarse la técnica de Bass, es decir, el cepillo debe estar inclinado a 45° con respecto a  la encía. Todo esto debe explicárselo el odontólogo a los padres.

 

¿Cuánto tiempo de cepillado es el ideal?

Aproximadamente entre 2 y 3 minutos como mínimo.

 

¿La lengua también debe cepillarse?

La lengua debe cepillarse para mantener un medio saludable. De esta forma, eliminamos restos de alimentos que quedan atrapados entre las papilas.

 

¿Cada cuánto debe ser cambiado el cepillo de dientes?

El cepillo debe cambiarse cada 3 ó 4 meses, o cuando está deformado, es decir, cuando las cerdas del cepillo están todas abiertas. Para los más pequeños debe ser cambiado con más frecuencia aún, porque lo muerden.

 

¿Cómo debe ser el cepillo de dientes y la pasta dentífrica?

El cepillo presenta una parte activa o cabeza que debe ser pequeña (no debe superar los 2-3cm de largo) y lo adecuado es que cubra dos dientes vecinos. Hasta los 8 años se recomienda que los cepillos tengan tres hileras y sean de consistencia suave. Después de esa edad, pueden tener tres o cuatro hileras. Los cepillos de filamentos de nylon son los que más se usan por su elasticidad, su resistencia a la fractura y su repulsión al agua. Respecto al mango del cepillo, este tiene que ser recto. Las pastas dentales que se encuentran en el mercado, en general presentan flúor. Lo que se logra con esto es que haya pequeñas concentraciones de flúor en los dientes, pero con gran frecuencia, al ser usada 2 a 3 veces al día.

 

Entonces, la utilización de productos con fluoruro para el cuidado bucal es importante.

El flúor es sumamente necesario, porque produce un efecto satisfactorio en la prevención de caries y, además, ayuda a reforzar el esmalte dental.

 

¿Cuándo pueden comenzar a usar hilo dental?

El uso del hilo dental debe empezar a partir de los 11 años. El hilo dental es importante, ya que limpia entre los puntos de contacto de los dientes y eso ayuda a prevenir las caries interproximales.

 

¿Qué influencia tiene la dieta en la salud bucal?

Es un factor externo que influye muchísimo en la salud bucal, por eso lo mejor es realizar un asesoramiento dietético y el uso de sustitutos. Esto quiere decir reemplazar, por ejemplo, el azúcar por el edulcorante (incluso muchos edulcorantes tienen una sustancia llamada xilitol que tiene propiedades anticariogénicas) o las bebidas azucaradas por el agua sin gas.

 

¿Qué alimentos ayudan a la formación de caries?

 Los alimentos que ayudan a la formación de caries son aquellos que contienen tanto azúcares naturales como agregados en la manufacturación o cocimiento, presentes en jugos, miel, entre otros. Las bebidas carbonatadas o los jugos con ácido cítrico también son malos porque este ácido ataca al esmalte dental.

 

¿Por qué es tan común que los niños tengan miedo de asistir a la consulta?

En general, el niño llega a la consulta con sus padres o alguna otra persona a cargo que influye directamente en las actividades del niño. El miedo se debe a que llegan con escasos conocimientos, fantasías y mucha imaginación. Ante lo desconocido o por experiencias traumáticas pasadas (médicas u odontológicas) se imaginan cualquier cosa. Por eso, es importante mostrarle los elementos y que la primera visita sólo consista en conversar con él y explicarle el tratamiento a realizar. El niño tiene que tener un tiempo para confiar en el odontólogo y la motivación debe hacerse durante todo el tratamiento. 

 

¿Qué cosas se deben hacer para ayudarlos a no tener miedo al dentista?

La motivación consiste en que la primera consulta sea corta, es decir, que sea sólo de conocimiento mutuo (el niño con el odontólogo), mostrarle los elementos, explicarle cada paso de lo que vamos a hacer, no bajarle el sillón bruscamente, en el caso de que sea necesaria la anestesia dársela despacio. Todas estas cosas ayudan para que poco a poco el niño confíe en el profesional y deje de lado sus fantasías.

 

¿Te animás a compartir con nosotros tu experiencia con hijos, hermanos, ahijados o sobrinos?

 

Asesoró en esta nota: Marcela Adriana Moya, odontopediatra, MN 27.957. Jefa de Trabajos Prácticos de la cátedra Odontología integral niños y adolescentes UBA.

 
Ingresá tu comentario
Caracteres: 800
  
  Regístrate y comenta con tu usuario Enviar
 
Notas de la Edición Anterior
Mascotas y Vacaciones
Colonias de verano: descanso de chicos y...
Anticoncepción
Arte por los chicos de la calle
El Campito
Refugio

 
Buscador
Sección
Buscar
Título de la nota
Buscar