Bienvenidos
Secciones
Espacio Recreo
¿Cumplís Años?
Novedades
Registrate
Recomendanos
Espacio FitnessEspacio BellezaEspacio MujerEspacio GourmetEspacio SaludEspacio Lifestyle
 

 

Desde el 11 de junio y hasta el 11 de julio, el mundo no hablará de otro tema que de fútbol. El Mundial de Sudáfrica acaparará la atención incluso de quienes quieran mantenerse al margen. Pues entonces, ¿por qué darle la espalda al deporte rey? Si por ser mujeres por lo general nos mandan a lavar los platos o a callarnos durante los partidos, qué mejor que echar una mirada a una tendencia en franco crecimiento en la Argentina: el fútbol femenino.

 

Lejos de ser consideradas "machonas", cada vez más jóvenes se acercan a clubes, countries y universidades para practicar este deporte que parecía dominado por los varones. No hay potrero, hay glamour y muchas ganas de pasarla bien. Y para saber más acerca de cómo iniciarse contactamos a la Profesora de Educacion Física Marisa Españón, quien es entrenadora de un equipo de amateurs todas las semanas.

 

-¿Quiénes pueden practicarlo?


El fútbol como uno de los tantos otros deportes, puede ser practicado por todos. ¿Quién alguna vez en su vida no tuvo una pelota y quizás hasta la pateó? Es parte de nuestra cultura y principalmente es un juego. Es posible de realizarlo en casi cualquier lado, es adaptable en espacio, reglas e integrantes. Además es de muy bajo costo, algo que contribuye a su práctica y difusión.

 

- ¿Para quiénes está recomendado?


Nuevamente, para todos. Según el objetivo para el cual se lo desee practicar, desde lo recreativo hasta para la capacitación de empresas en el concepto de liderazgo y trabajo en equipo.

 

- ¿Qué preparación física se necesita?


Si tomamos a este deporte como una actividad para mejorar las condiciones físicas en general o comenzar a participar de torneos o como deporte amateur y mas aún como profesional, debemos tener cierta preparación física específica donde esté involucrada como base la capacidad aeróbica, la potencia, la fuerza y la habilidad / destreza. Esto se consigue con trabajos dentro y fuera de la cancha, con elementos diversos como sogas, bastones, bandas, etc., y sesiones de musculación (pesas). Esto permitirá en primera instancia prevenir lesiones, ya que el fútbol es el deporte de equipo/contacto con más lesiones. Luego mejorará la técnica del dominio del balón para trasladarlo a la táctica.

 

Un tema que no es menor es el de los entrenamientos, a veces dejados de lado por falta de tiempo o de interés, pero que resulta importante. “Teniendo un partido todos los sábados hay que planificar tres sesiones semanales de preparación física de al menos una hora y media y otras dos sesiones de técnica y táctica”, remarca Españón a pesar de que se trate de fútbol amateur.


Otro punto clave es el trabajo de la parte aeróbica y al respecto explica que “el trabajo puramente aeróbico es base de casi todo deporte; se trabaja en el fútbol en especial en pretemporada. Esto permite tener mayor resistencia general y mejorar el umbral de potencia, fuerza, VO2, etc.”

 

-¿Cómo influye el no haber jugado nunca al fútbol?


Influye pero no impide aprenderlo a cualquier edad. Al ser un deporte con elemento (el balón) está involucrada la coordinación óculo pie en primera instancia, donde se necesita destreza, habilidad que con el correr de los años -y según las experiencias previas- va en disminución, si no se practica, además de ser un deporte acíclico.

 

- ¿El entrenamiento o la práctica puede "deformar" el cuerpo, acentuando algunas partes?



Hasta el momento no lo he podido corroborar ya que recién en los últimos 10 años su práctica ha ido incrementándose en las mujeres. Es cierto que muchas chicas temen aumentar el número de sesiones de entrenamiento por creer que su cuerpo se asemejará al de los futbolistas varones profesionales o que tendrán un desarrollo mayor de muslos (cuadriceps e isquiotibiales), glúteos y hasta tener aspecto masculino.

 

Hay que tener en cuenta que si bien este deporte acentúa los miembros inferiores, esto no es específico. ¿De qué depende? Primero de las características genéticas de la jugadora, su puesto, su frecuencia de entrenamiento y de una planificación acorde.

 

También recordemos que las mujeres no tenemos iguales características fisiológicas, psíquicas, etc., que los varones, al igual que los niveles de hormona, en especial la testosterona. Así que si te gusta el fútbol, no hay nada que te impida su práctica.

 

Hoy en día, en la Primera División Femenina de la AFA, hay unos 12 equipos de mujeres entre los que están clubes como River, Boca, Atlanta, Platense, etc. Pero, claro que si se prefiere algo más recreativo, aunque no menos exigente, y se está cursando una carrera en alguna universidad, hoy por hoy la mayoría tienen sus equipos.

 

“Hay un torneo de la Asociación de Deporte Amateur Universitario (ADAU) donde hay doce equipos de mujeres entre ellos de la Universidad del Salvador, Universidad de Palermo, Universidad de Buenos Aires, Universidad Católica Argentina, etc. y se juega todos los sábados en la Universidad de San Andrés. Otros torneos importantes son los torneos intercountry, como el torneo de La Rana Club, es cuestión de averiguar, ir a ver y probar”, insiste Españón.

 

Asesoró en esta nota: Lic. Marisa Españón Prof. Educacion Física y Personal Trainer "Alternativo" (www.marisaespañon.com.ar)

 
Ingresá tu comentario
Caracteres: 800
  
  Regístrate y comenta con tu usuario Enviar
 
Notas de la Edición Anterior
Andar en bicicleta, un hábito saludable
¿Qué es el entrenamiento funcional?
Fútbol femenino, una tendencia que crece
Deporte full time
Longboard: ¿deporte o medio de transporte?...
 
Buscador
Sección
Buscar
Título de la nota
Buscar