Bienvenidos
Secciones
Espacio Recreo
¿Cumplís Años?
Novedades
Registrate
Recomendanos
Espacio FitnessEspacio BellezaEspacio MujerEspacio GourmetEspacio SaludEspacio Lifestyle
 

 

Pasó el embarazo y nuestro cuerpo vuelve a ser nuestro solo otra vez. Pasaron esos nueve meses de cambios constantes en los cuales era todo nuevo y las cosas cambiaban casi a diario a medida que nuestro hijo crecía en nuestro interior. Ahora somos madres pero también mujeres y esposas, por ende, nos gusta vernos bien, gustarnos y gustarle a nuestra pareja. ¿Pero cómo se hace?

Amamantar es algo que nos va a mantener en línea, queramos o no. A pesar de que nos dará mucho apetito (voraz por momentos) y también mucha sed, el hecho de que todo las reservas que tenemos se transformen en el alimento de nuestro bebé nos sacará -literalmente- un peso de encima. Esa leche será salvadora y podrá ayudarnos a eliminar grasa acumulada, pero no debemos abusarnos.

Lo importante es mantener una dieta equilibrada, rica en proteínas y acorde también al gasto de energía que realicemos, dependiendo de si trabajamos y hacemos ejercicio. No hay que perder de vista que el bebé nos demanda un esfuerzo, que nos obliga a cargarlo, a caminar más, a dormir menos y que todo eso influye en la alimentación. Nuestros horarios, por otro lado, pueden ser algo desordenados -sobre todo en la primera etapa- y es importante que mantengamos una rutina alimentaria lo más coherente posible con las cuatro comidas y posibles refuerzos a media mañana y media tarde. También es válido hacer hincapié en la ingesta de agua, ya que gran parte de nuestro cuerpo es líquido y el agua es la base de la formulación de la leche que nuestro cuerpo produce.

¿Y cuándo se puede volver a hacer ejercicio? "Dependiendo del tipo de parto y de las características físicas de la mujer, pocas horas después del parto una mujer puede comenzar ejercitando su abdomen contrayéndolo y relajándolo en la cama, así como realizar ejercicios de movilidad articular e incluir las caminatas, sin llevar peso", asegura la Profesora de Educación Física Marisa Españón.

"Lo que hay que tener más en cuenta es volver a la vida diaria", remarca Españón. "Lo importante es el cambio que ha sufrido el cuerpo con respecto al peso de llevar un bebé, más el líquido de la placenta, etc., entonces, los movimientos comunes de la vida, se reestructuran y hay que recordar su esquema corporal", agrega.

"Las madres recientes deben tener en cuenta, principalmente, la postura, la cual debe ser erguida, con el abdomen contraído, los hombros rotados levemente hacia atrás, y el mentón y la frente algo elevada", aconseja Españón, quien como personal trainer trabaja esto con mamás y mujeres que pasan muchas horas frente a la computadora.
También sostiene que "es muy importante tomar conciencia del abdomen contraído porque ayuda a disminuir dolores de espalda, a recuperar su tonicidad original, y a que los órganos también vuelvan a su lugar".

Ya sabés, inmediatamente después de que tu bebé está en este mundo podés volver a hacer vida normal, siempre y cuando sigas antes los consejos de tu obstetra. Con paciencia y dedicación podés convertirte en una mamá sexy ¿por qué no?


Asesoró en esta nota: Lic. Marisa Españón Prof. Educacion Física y Personal Trainer "Alternativo" (www.marisaespañon.com.ar)

 
Ingresá tu comentario
Caracteres: 800
  
  Regístrate y comenta con tu usuario Enviar
 
Notas de la Edición Anterior
Sin edad para ejercitarse.
¡Adictos a la conexión!
Síndrome de colon irritable
¡A cuidar nuestros oídos!
Alergias, lo malo de la primavera
 
Buscador
Sección
Buscar
Título de la nota
Buscar