Bienvenidos
Secciones
Espacio Recreo
¿Cumplís Años?
Novedades
Registrate
Recomendanos
Espacio FitnessEspacio BellezaEspacio MujerEspacio GourmetEspacio SaludEspacio Lifestyle
 

 

¿Cuántas veces fuiste a un restaurante y te preguntaste cómo se preparó lo que estabas comiendo o quisiste saber la receta para hacerla en tu casa? Antes había que aprender de nuestras abuelas o de nuestras mamás. Después se crearon las escuelas de cocina y hoy ¡podés tomar clases en tu restaurante preferido! Muchos chefs, frente a la demanda de los comensales, empezaron a abrir las puertas de su restó, pero esta vez para meter las manos en la masa. Cocinar consiste no solo en ver, sino también en probar e intentar. Para que conozcas más sobre esta tendencia, te presentamos tres propuestas de restós diferentes en los que sus propios chefs dictan clases y cuentan sus secretos culinarios.

 

Aprender a comer saludable


Para los que están interesados en la cocina consciente y orgánica o quieren descubrirla, en Bio Restaurant enseñan a cocinar este tipo de platos. Claudia Carrara, su fundadora, afirma que “las personas se van familiarizando con el concepto de comida cruda y se van animando a probar. Al principio piensan que es algo raro y le tienen miedo, pero luego se dan cuenta de que puede ser exquisito”. 

 

Carrara y su hija dictan las clases grupales de cocina (aunque también se pueden realizar clases individuales) que duran alrededor de dos horas. Por lo general los cursos constan de cuatro clases más una quinta clase opcional. “En cada clase brindamos entre seis y ocho recetas que incluyen platos principales, sopas, jugos, postres, leches vegetales, etc. La quinta clase es especial de panes y pizzas. Las recetas van cambiando según las frutas y las verduras disponibles en cada estación, ya que no utilizamos verduras ni frutas que no sean orgánicas”, cuenta Carrara.

 

Algunos de los platos que se enseñan son hamburguesas de mijo, torta fría raw de cacao e higos, mayonesa de zanahoria, queso de semillas, risotto de quinua, jugos desintoxicantes, brownie de algarroba y nueces, entre otros. Además, se explican las propiedades de sus ingredientes y todos prueban lo que se cocina en el momento.

 

Carrara enumera algunos de los errores más comunes que cometen los aprendices. “En el caso del mijo, que es un cereal finito, siempre creen que se cocina rápido y en realidad se cocina muy lento, a fuego corona, alrededor de 30 minutos. Para hacer el pan, abren el horno antes de tiempo. Lo correcto es que el horno esté bien caliente y que, una vez introducidos los panes, no se abra por 20 minutos. Otro error muy común es lavar mal la quinua. Esta tiene una sustancia llamada ‘saponina’ y por eso debe lavarse muy bien. De lo contrario, sabe amarga y quedan unas piedritas muy chiquititas que no son agradables al morder.”

 

En este caso, fueron los clientes mismos quienes preguntaban cómo se preparaban los platos y pedían que les enseñaran. Por eso, las clases van dirigidas a todos los que tienen interés o inquietud por una alimentación consciente (con o sin conocimientos previos). “Entre los objetivos de las clases buscamos que los alumnos se familiaricen con productos nuevos y desmitificar que ser vegetariano o consumir productos orgánicos que no es rico”, finaliza Carrara.

 

Sushi para todos


En Dashi, Miguel Acosta es el chef que está a cargo de dirigir y de dar las clases, que se realizan en grupos de doce personas como máximo para que el seguimiento y la atención del profesor sean personalizados. 

 

Todo aquel que tenga ganas de aprender sobre la elaboración de la comida japonesa puede tomar clases sin ningún requisito ni experiencia previa. El curso consta de ocho módulos de dos horas cada uno y dura dos meses.

 

Acá la idea de dar clases de cocina surgió a partir del deseo manifestado por los clientes de poder llevar a su casa los conocimientos técnicos de cada uno de los sabores que probaban en el restaurante.

 

Las clases son demostrativas y prácticas: el profesor va mostrando el paso a paso de la receta del día, mientras los alumnos lo van siguiendo en la práctica. Al finalizar la clase, cada uno presenta su tabla y se reúnen todos en la mesa para degustar. 

 

Los alumnos aprenden la técnica basuca de lavado y la de cocción del shari (arroz de sushi), la elaboración de makis (rolls) calientes, fríos y tibios; las técnicas de corte, limpiado y fileteado de pescados y mariscos; y la forma de presentación de las tablas de sushi, entre otras cosas.


Algunos de los errores más comunes que cometen los estudiantes al momento de cocinar tienen que ver con la manera en que cortan las fetas de nigiri, cómo enrolan y cómo cortan cada pieza del maki en la proporción correcta.

 

En Dashi consideran que la clave para elaborar un buen sushi es una sola: emplear materia prima de excelente calidad (frescura, color y sabor). Todo lo demás viene con la práctica.

 

Un poco de cocina tradicional


Treintasillas es un restaurante a puertas cerradas, que abrió a fines de 2007. Su chef y propietario, Ezequiel Gallardo, arma menús de cuatro pasos que cambian semanalmente y que una vez al mes son maridados con las mejores bodegas argentinas. 

 

“La idea de las clases nace porque queríamos dar clases de cocina de manera distinta. Acá no enseñamos a cortar o cosas que se enseñan en una escuela. Uno viene a divertirse, a aprender disparadores y tips que lo ayuden en el día a día para poder cocinar un poco más rico”, cuenta Gallardo.

 

No hay excusa para no aprender porque en Treintasillas hay un módulo para principiantes y otro para gente que quiere saber recetas un poco más elaboradas. Sin embargo, cualquiera puede hacer los dos cursos, porque no son correlativos. Las clases duran dos horas y media y se realizan en grupos de diez personas como máximo.

 

En Treintasillas se hace cocina mediterránea y se aprenden muchas recetas de ensaladas, platos principales, cosas para picar y algún postre. La diferencia es que las clases solo son demostrativas, es decir que la gente no cocina, sino que observa cómo se hacen los platos. Luego se reúnen para comer lo cocinado y se marida con vinos. ¡La práctica hay que hacerla en casa!

 

 

Estas son solo algunas de las tantas opciones que tenés para poner en práctica tus dotes culinarias. ¿Qué esperás?

Asesoró en esta nota: Claudia Carrara. Dueña de Bio Restaurant. www.biorestaurant.com.ar. Gerencia General de DASHI. Resto, catering y escuela. www.dashi.com.ar. Ezequiel Gallardo. Chef y propietario de Treintasillas. www.treintasillas.com.
 
Ingresá tu comentario
Caracteres: 800
  
  Regístrate y comenta con tu usuario Enviar
 
Notas de la Edición Anterior
El boom de alimentos orgánicos
Decisiones y cambios de hábito:...
Alimentación en Verano
Cocina fusión
Comer a oscuras
 
Buscador
Sección
Buscar
Título de la nota
Buscar