Bienvenidos
Secciones
Espacio Recreo
¿Cumplís Años?
Novedades
Registrate
Recomendanos
Espacio FitnessEspacio BellezaEspacio MujerEspacio GourmetEspacio SaludEspacio Lifestyle
 

 

La decisión de ser vegetariano está siempre asociada a tratar de estar mejor, de dar un cambio, un giro en nuestros hábitos. Pero trae aparejada algunos interrogantes. ¿Se puede dejar de comer carne de un día para el otro y convertirse al vegetarianismo o es conveniente hacerlo de manera gradual? Para adentrarnos en el tema convocamos a dos especialistas: Manuel Martí, Presidente de la Unión Vegetariana Argentina (UVA) y el Doctor Alberto Cormillot, Médico y fundador del Instituto Argentino de Nutrición (IAN).



Hay diferentes clases de vegetarianismo como el ovolactovegetariano (comen huevos y toman leche) y el lactovegetariano (toman leche), variantes de una movida que el titular de la UVA no duda en remarcar que está creciendo mucho en nuestro país. “No tenemos cifras porque nunca se hizo un censo al respecto y tampoco tenemos un patrón determinado acerca de diferencia etaria o sexual; sí puedo decir que la tendencia viene de la mano de los jóvenes. Se presentan con mucha energía, eligieron ser veganos y los definiría como activistas naturales. Les gusta respetar a los animales y se alinean en esta opción, es un movimiento mundial”, opina Martí.



¿Cualquier persona puede de la noche a la mañana hacerse vegetariano? “Depende de cada persona, de cada organismo. En general no hay ningún problema físico, todo lo contrario”, asegura Martí, quien tiene 53 años y tanto él como su familia llevan adelante una alimentación vegetariana y puede dar testimonio de su experiencia personal y de la de quienes forman parte de la UVA.



“El hecho de transformarse al vegetarianismo tiene que ver con las ganas que tenga cada persona, no hay contraindicaciones. Puede hacerlo de manera abrupta o gradual, pero en cualquier caso enseguida el organismo da muestras positivas de esta elección”, agrega.


Por su parte Cormillot destaca: “Si se trata de un vegetariano estricto, sin la cuota de huevos y lácteos, se hace difícil mantener una dieta saludable. Se produce una carencia de hierro, calcio y vitaminas como la B12, por ejemplo. En el caso de los vegetarianos ovolácteos no hay problemas de ese tipo”. Asimismo el especialista remarca que algunos optan por suplementos dietarios para cubrir las carencias. Pero, en cualquier caso, el reconocido profesional señala que las personas “deben asesorarse con un nutricionista a la hora de elegir una dieta vegetariana ya que es fundamental a la hora de reemplazar los alimentos de la dieta”.



El vegetarianismo en los niños

Consultado respecto de la posibilidad de que los niños de la familia adopten una dieta vegetariana Martí señala: “Mis hijos son vegetarianos de nacimiento y nunca han tenido problemas, todo lo contrario. Además, les encantan los platos que les prepara su madre”, resalta. El tema de las recetas es algo clave, ya que surge también el interrogante sobre la variedad de menús que uno puede preparar. En el sitio de la UVA hay muchos platos para preparar y un listado de restaurantes para quienes quieran animarse.


“Los chicos siempre se adaptan muy bien y no hay que temer nada cuando se trata de alimentarse naturalmente. En cambio la carne produce colesterol, que está probado que tapa las venas, y la ‘comida chatarra’ tiene efectos secundarios y produce graves resultados. Que la gente no se dé cuenta es otra cosa…”, agrega.



Sin embargo, en contrapartida, el Dr. Cormillot  no está a favor de ello: “No la recomiendo en los chicos. Es un error porque no le veo ninguna ventaja. En definitiva se trata de una cuestión filosófica que no aplica ninguna mejoría”. Además, sostiene que, llegado el caso, con una dieta vegana hay riesgo de que tenga deficiencias y puntualiza: “Puede influir en su capacidad de aprendizaje y en su desarrollo”. En cambio, hace la salvedad de que para los mayores la cuestión es distinta ya que “un adulto está capacitado y no tiene inconvenientes para asumir su responsabilidad”.



Como señalamos los veganos puros deben prestar atención a su dieta y especialmente a los nutrientes que necesitan. Según Cormillot deben sumar a su dieta una variedad de legumbres (por las proteínas), frutas secas y aceites de soja y oliva, especialmente.



Queda claro que el cambio tiene sus beneficios pero que al mismo tiempo se deben tener cuidados especiales para no exponer el organismo a falencias. Por ende, la visita al nutricionista resulta vital antes de tomar cualquier decisión.

 
Ingresá tu comentario
Caracteres: 800
  
  Regístrate y comenta con tu usuario Enviar
 
Notas de la Edición Anterior
Es tiempo de semillas
Decisiones y cambios de hábito:...
Alimentación viva para todos
Especial dietas
Almorzar en el trabajo
 
Buscador
Sección
Buscar
Título de la nota
Buscar