Bienvenidos
Secciones
Espacio Recreo
¿Cumplís Años?
Novedades
Registrate
Recomendanos
Espacio FitnessEspacio BellezaEspacio MujerEspacio GourmetEspacio SaludEspacio Lifestyle
 

 

Si pensamos un minuto, históricamente le hemos dado más importancia a las funciones intelectuales que a las corporales. Así fuimos olvidando nuestro cuerpo y lo dejamos de usar de una manera natural. Muchos de los hábitos que desarrollamos nos generan excesivas tensiones musculares, pero como las producimos constantemente a lo largo de nuestra vida y las realizamos de manera inconsciente, se convierten en “normales”. ¡Pero aún hay algo que se puede hacer al respecto! La Técnica Alexander enseña cómo descubrir las tensiones ocultas que nos perjudican y, de esta manera, nos ayuda a aliviarlas. Es una reeducación de nuestro cuerpo para aprender a manejarlo correctamente, soltar las tensiones y mejorar la calidad de vida. María Furriol, especialista en esta técnica, contesta a todas nuestras preguntas.

¿Qué es la Técnica Alexander?
Es un método de re-educación de nuestra postura o coordinación global, es decir cómo nos movemos y accionamos todo el día, incluso cuando dormimos. Corregir el cuerpo por partes solo crea nuevas tensiones-desbalances en otro lugar. Nuestro cuerpo es complejo y nuestro sistema nervioso entiende de movimientos, no de músculos. Por eso hablo de un trabajo de entrenamiento de nuestro cuerpo como un todo integrado, en el que las emociones y pensamientos se muestran en nuestra tensión muscular.

¿Cuál es su origen?
Frederick Mathias Alexander era un actor australiano que se quedaba sin voz cada vez que iba a actuar y los médicos no encontraban la causa. Después de trabajar varios años con su cuerpo frente a espejos, llegó a la conclusión de que cada vez que abría su boca para hablar lo hacía con una tensión excesiva en su nuca. Eso producía que su cabeza se desequilibrara hacia abajo, comprimiendo su laringe y su tracto respiratorio. Entonces, aprendió a dejar ese hábito de tensionar los músculos posturales que son esenciales para balancear nuestra cabeza, torso y miembros, y a darle a su cuerpo una nueva dirección. Así, re-educó sus problemas respiratorios y ayudó a mucha gente a mejorar su salud y su vida a largo plazo.

¿En qué pilares o principios se basa?
Se basa en una premisa principal: cómo usamos nuestro cuerpo es igual a cómo funcionará. Es decir, si tengo el hábito de inclinarme hacia la derecha cuando me siento, por ejemplo, mi cerebro aprendió ese movimiento y lo repito en todas las acciones de mi vida: cuando camino, cuando bailo, cuando canto, cuando corro. Así, las vértebras se van desviando más hacia el lado que me inclino y mi caja torácica se desplaza hacia el lado opuesto, ya que está adosada a mi columna, y mi cabeza se desequilibra hacia donde se desvían mis vértebras. Este movimiento produce que mi cuerpo se comprima hacia abajo como una piedra que cae sobre mí y aprieta el estómago, el corazón, etc. Todo mi cuerpo y su fisiología empiezan a funcionar con defectos que aparecen primero como dolor o directamente en forma de lesión o disfuncionalidad del órgano o sistema.

¿Por eso se refiere a la reeducación del cuerpo?
Exacto, cambiamos nuestra anatomía al cambiar cómo pensamos nuestro cuerpo. La coordinación cabeza-nuca-columna es lo que Alexander llamó el Control Primario, es el eje del control motor, es decir cómo acciono y  cuánta habilidad motora tengo. Así todo el cuerpo se endereza y se alinea el torso.

¿Por qué se dice que no es un mero programa de ejercicios ni un tratamiento?
Los ejercicios rigidizan al cuerpo, le crean más tensiones de las que tiene. Tampoco es un tratamiento ya que no hay una receta específica, ni medicación alguna. Este es un cambio que comienza por lo mental, desde adentro hacia afuera.

¿Cuáles son los beneficios para el cuerpo y la mente?
La técnica Alexander mejora el funcionamiento del sistema nervioso, es decir que aprendo a actuar con más calma, pienso con más claridad, se normaliza la agitación nerviosa en mi cuerpo y por eso baja la presión sanguínea a normal o si está baja, sube. Mi movilidad, fuerza y visión mejoran, ya que aprendo a reaccionar más eficientemente a los estímulos. También ayuda a mejorar la circulación, la respiración; y a prevenir el dolor y las lesiones físicas.

¿Es cierto que esta técnica ayuda a reducir, sobre todo, el dolor de espalda?
Sí, porque el dolor de espalda se da por estrés o malas posturas. En ambos casos se aprietan las vértebras y las que más sufren son las que están más abajo y las que menor rotación poseen y se las fuerza, sin saber, en nuestras acciones cotidianas. Con la técnica aprendemos a dejar de apretar la columna, a equilibrar el cuerpo como una pieza en nuestras acciones y el movimiento es más ágil y eficiente, solo con la contracción muscular necesaria. La técnica re-educa la causa del dolor, que radica en cómo nos movemos. Lo que sucede es que la mayor parte del tiempo esto es algo inconsciente. Perdimos el poder de sentir nuestro cuerpo por las tensiones excesivas que acumulamos en él, que son nuestras experiencias mentales, físicas y emocionales.

Y en el caso de las lesiones y del estrés, ¿cómo ayuda?

Las lesiones también suceden por el mal uso de nuestro cuerpo, por una mala educación/entrenamiento o por falta de conciencia de cómo movernos bien. Es una actitud mental la que mueve nuestro cuerpo. No puedo cambiar lo que no sé. Y en el caso del estrés, al aprender a trabajar nuestra mente y cuerpo al unísono y en armonía en cada movimiento, nos entrenamos para reaccionar más saludablemente a los mismos problemas o situaciones de estrés.

¿La técnica Alexander es parecida al yoga o pilates?
No, por el contrario; la técnica se aplica al yoga y pilates para re-educarlo, evitando y cambiando posturas o ejercicios que con la repetición dañan la salud y bajan el rendimiento físico y mental. Enseña a que se realicen con una óptima coordinación global o biomecánica para que el cuerpo no sufra dolores ni lesiones en el tiempo.

¿Cuáles son algunos de los malos hábitos que tenemos respecto al cuerpo?
El más común y más difícil de cambiar es apretar la mandíbula, donde se balancea la cabeza con la columna vertebral. Esto es lo que produce migrañas, bruxismo, dolor de cabeza o nuca y vértigo. Sucede que lo hacemos inconscientemente, no lo sentimos demasiado o no sabemos cómo cambiarlo. Por eso, es esencial desarrollar ese sentido cinestésico para percibir qué hacemos en cada momento.

¿Cuáles son las consecuencias para nuestro cuerpo debido a su mal uso?
El órgano empieza a funcionar mal, lo enfermamos, nuestra sangre fluye más lento o muy rápido elevando la presión, nuestra visión se deteriora, nuestros huesos se doblan, nuestras articulaciones se rompen, nuestra energía se gasta más rápido y nuestras emociones negativas no nos dejan pensar ni disfrutar. En definitiva, se deteriora nuestra calidad de vida y la de quienes nos rodean.

¿En qué consiste una clase de la Técnica Alexander?
Una clase consiste en darle a la persona la conciencia de cuál es su postura, su hábito, cómo entiende su cuerpo y cómo lo mueve. Por ejemplo, si tiene el hábito de elevar sus hombros cada vez que habla, se comprimen las vértebras de la nuca primero y luego toda la columna vertebral. Esto produce una fatiga temprana de los músculos respiratorios y posturales que nos sostienen. Por eso, con la guía de las manos del profesor, se le muestra a la persona su error frente al espejo. Este sentir, llamado inteligencia cinestésico-corporal, es clave y debe ser enseñado a través del contacto con la piel. No puedo sentir lo que hago a través de una consigna oral o de un video, sino que debo experimentarlo en mi piel.

¿Una vez que se aprendió la técnica se puede realizar solo?
¡Totalmente! El objetivo es que la persona entienda lo que hace para dejar de hacerlo. Hay una re-educación a nivel cerebral, desaprendemos lo ineficaz para hacerlo eficaz. El cambio, una vez entendido, perdura en el tiempo y la persona se guía a si misma sin la ayuda del profesor.

Más cosas para saber acerca de las clases
• Cualquier persona puede realizarla, ya que es un método de prevención del deterioro de la salud física y mental. Es altamente recomendable para padres, profesores, ejecutivos, bailarines, embarazadas, niños, y todo aquel que desee un mejor bienestar diario en su vida, un mejor desarrollo de sus potencialidades y del cuidado de las personas que ama.
• El profesor debe tener el título de la Técnica Alexander, que es una práctica intensiva de 3 años. Furriol es la única que la aplica en fitness en Argentina. No es recomendable tomar clases con aquellos que sólo han hecho un curso de unas horas o sólo han leído sobre la técnica.
• Es conveniente usar ropa cómoda para moverse libremente.
• Si se quiere avanzar rápidamente, la frecuencia de las clases debería ser de dos veces por semana, pero con una clase por semana es suficiente. Aprender la técnica generalmente lleva entre 2 y 3 meses.
• Las clases se dictan en pequeños grupos (entre 3 y 4 personas) para trabajar de forma personalizada, ya que cada persona entiende su cuerpo de manera única. Una misma consigna es una acción completamente diferente en dos personas distintas.
• Se usan elementos variados (como colchonetas, esferas, sogas o bancos) para trabajar el cuerpo con multiplicidad de estímulos y movimientos. Lo importante es nuestro cuerpo, todo elemento y el ambiente se adaptan o deben adecuarse a nosotros y no al revés.

Consejos para principiantes
• Pensar antes de actuar y observarse, no sólo con nuestros ojos, sino con todo nuestro cuerpo y nuestro sentir.
• Buscar la coherencia en nuestras acciones: si le enseñamos a nuestro hijo que es mejor hablar sin gritar, dejemos de gritarle a él y a quienes nos rodean.

Entonces, ¿quién se anima a probarla?

Asesoró en esta nota: María Furriol. Coach Corporal. Diplomada en Australia. www.MariaFurriol.com
 
Ingresá tu comentario
Caracteres: 800
  
  Regístrate y comenta con tu usuario Enviar
 
Notas de la Edición Anterior
Actividades extraprogramáticas para...
¡Flexibilidad al cuerpo!
Yoga aéreo
¿Qué zapatillas me pongo?
Hidropilates: la combinación ideal para la...
 
Buscador
Sección
Buscar
Título de la nota
Buscar