Bienvenidos
Secciones
Espacio Recreo
¿Cumplís Años?
Novedades
Registrate
Recomendanos
Espacio FitnessEspacio BellezaEspacio MujerEspacio GourmetEspacio SaludEspacio Lifestyle
 

 

A pesar de que no veamos tantas bicicletas andando por las calles argentinas, ellas están ahí. En nuestro país se venden más de un millón de unidades por año pero, lamentablemente, hay muy pocos ciclistas activos. Muchos se amedrentan por el caótico tránsito de las ciudades, siendo éste un impedimento para disfrutar de un paseo en bicicleta. Sin embargo, no hay que amilanarse por el tránsito, sino aprender a convivir con los autos, colectivos, camiones y demás.

Usar la bici es un hábito saludable, que además de contribuir a nuestra salud, aporta beneficios al medio ambiente.  Con la energía generada por nuestro cuerpo, la bicicleta se transforma en un medio de transporte no contaminante porque no emite ningún gas nocivo, aportando a la reducción de los niveles de contaminación ambiental y sonora.

Y si de cuestiones de salud hablamos, el ciclismo no se queda atrás, por supuesto. Pedalear en bicicleta ayuda a prevenir riesgos de:


•    Enfermedades cardíacas,
•    Presión alta,
•    Obesidad
•    Estrés.

Además, en una pedaleada de media hora para hacer un trámite o un simple paseo, consumirás 8 calorías por minuto o el equivalente a 11 kilos de grasa por año.

¿Sabías que usando la misma cantidad de energía sobre tu bicicleta podés viajar cuatro veces más rápido que caminando?

El comienzo en la bici

Iniciarse en el ciclismo no es nada del otro mundo. Si bien la idea no es comenzar a pedalear para competir, es bueno tener en cuenta algunos prácticos consejos para comenzar con esta actividad.


- Para iniciarse se recomienda un entrenamiento básico saliendo a andar en bici de dos a tres veces por semana durante una hora o haciendo recorridos cortos, también de una hora.
- Una vez que hayas entrado en ritmo podés aumentar la intensidad hasta hacer una salida todos los días de la semana.

Claro que, como en toda actividad física, el cuerpo necesita un proceso de adaptación. Cuantas más distancias y horas recorras sobre la bici, las dolencias van a ir disminuyendo. Por eso es que los dolores iniciales no tienen que jugarte una mala pasada.

Dos de los dolores típicos están relacionados con la espalda y la nuca que, al pedalear inclinados hacia delante, causan molestias. Sin embargo, este problema se puede solucionar con un stem (donde va fijado el manubrio) más elevado y regulable complementando con un manubrio de tipo “palomita”. Las muñecas y brazos también suelen sufrir los embates de las primeras pedaleadas, pero la solución es utilizar extensiones en el manubrio para modificar la postura de las manos. Por último, las piernas también sufren a la hora de pedalear, por eso se recomienda que cuando hagas salidas pre calientes y elongues antes.

Como podes ver, este deporte es una muy buena alternativa para poner en marcha el cuerpo. Sólo es cuestión de agarrar la bicicleta que tanto tiempo lleva abandonada y animarse a usarla más seguido.

 
Ingresá tu comentario
Caracteres: 800
  
  Regístrate y comenta con tu usuario Enviar
 
Notas de la Edición Anterior
¿Qué zapatillas me pongo?
A poner tu cuerpo en forma
Gym acuática para embarazadas
Hidropilates: la combinación ideal para la...
Taichi para todos
 
Buscador
Sección
Buscar
Título de la nota
Buscar