Bienvenidos
Secciones
Espacio Recreo
¿Cumplís Años?
Novedades
Registrate
Recomendanos
Espacio FitnessEspacio BellezaEspacio MujerEspacio GourmetEspacio SaludEspacio Lifestyle
 

 

Si sos de los que el domingo se levanta tarde y nunca tiene ganas de cocinar, esta modalidad puede ser para vos. Te presentamos el brunch, ideal para consumir entre la media mañana y la tarde. Cada vez son más los restaurantes que se suman a esta propuesta gastronómica y los consumidores que se animan a probarla. Una nutricionista nos asesora para consumirlo correctamente.


El brunch
es la unión de las palabras de origen inglés breakfast (desayuno) y lunch (almuerzo). Consiste en una comida realizada entre el desayuno y el almuerzo y que generalmente suplanta a las dos ya que es muy abundante. El brunch es típico de los países anglosajones y fue introducido en Estados Unidos por los británicos en 1896.

Esta propuesta es innovadora en nuestro país porque tenemos una gran influencia de costumbres ítalo-españolas en las que este tipo de comida no es usual. Hace aproximadamente 15 años comenzó a escucharse el término brunch, sobre todo en hoteles internacionales y en algunos restaurantes con influencias estadounidenses.
 
El brunch se sirve entre las 11 y las 16 horas y consumirlo toma tiempo, ya que es un menú muy abundante. Este puede ser presentado con un estilo buffet o con un menú de pasos.

Por lo general, se lo sirve el domingo, porque es el día en que casi todos descansan y se levantan más tarde que de costumbre, por lo cual ya pasó la hora del desayuno y falta un poco para el almuerzo. En nuestro país, varios restaurantes también lo ofrecen otros días.

Consejos para disfrutar del brunch


Lo primero que aclara la nutricionista Viviana Wons es que si no se toman recaudos a la hora de comer un brunch, es posible ingerir una gran cantidad de calorías, hidratos de carbono, grasas y sal. Pero, por otro lado, si se elige correctamente, es posible realizar una comida completa sin riesgos para la salud. “El horario habitual es desde la media mañana hasta el horario del almuerzo. La cantidad debería ser similar a la de un almuerzo tradicional, no la suma de varias comidas”, continúa.

Si se come por dos (desayuno y almuerzo), algo seguramente sobrará. Por eso, para Wons es importante saber elegir entre toda la oferta de alimentos del brunch, respetar la primera sensación de saciedad, no forzarse a continuar comiendo aunque ya se sienta satisfecho y tener en cuenta que esa ocasión no será la última en la se podrán comer platos ricos.

“Si se llega a comer un poco de más, será conveniente realizar durante el resto del día comidas pequeñas livianas con un intervalo entre cada una de unas 2 a 3 hs. Podrían ser útiles los yogures, las frutas enteras o exprimidas (jugos), los licuados, las ensaladas de frutas o de vegetales, o algunas tostadas untadas con queso blanco magro. De ninguna manera se deben intentar ayunos ni restricciones alimentarias severas luego de los momentos de cierto descontrol, ya que esas conductas propician la perpetuación de los ciclos comilona, ayuno, comilona, etc.”, explica.

Wons recomienda consumir un brunch que tenga infusiones sin azúcar (o con poca cantidad), leche (en lo posible descremada), fruta fresca entera o en forma de ensalada de frutas o en compota sin azúcar, jugos exprimidos, algunas tostadas de pan francés o integral, queso magro untable y semiduro, poca cantidad de mermelada (preferentemente light), fiambres desgrasados (jamón, paleta, pastrón), salmón ahumado en fetas, huevos duros, ensaladas de vegetales surtidos, alguna porción chica de tarta o budín de vegetales. Y es mejor no consumir cremas, manteca, salsas pesadas o grasas, bebidas alcohólicas en exceso, demasiadas tortas o postres, quesos muy grasos y frituras.

“Hay que tener en cuenta que si se come demasiado, es posible que aparezca algún tipo de disturbio gastrointestinal, aunque esto dependerá de cada persona en particular. Esta modalidad de comida no es la más indicada para quienes ya tengan enfermedades gástricas. La sugerencia saludable de distribución de alimentos es la de realizar varias comidas diarias de un volumen pequeño a moderado”, aclara Wons.

¿Ya lo probaste? ¡Contanos!

Asesoraron en esta nota: Viviana Wons. Licenciada en nutrición. M.N. 1198. Comité de Prensa de la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND). viviwons@mr.com.ar.
 
Ingresá tu comentario
Caracteres: 800
  
  Regístrate y comenta con tu usuario Enviar
 
Notas de la Edición Anterior
Las salsas, más que un mero acompañamiento...
Mix frutal
¡Tiempo de chocolates!
Cinco lugares para cambiar tu rutina gourmet...
Especial pan
 
Buscador
Sección
Buscar
Título de la nota
Buscar