Bienvenidos
Secciones
Espacio Recreo
¿Cumplís Años?
Novedades
Registrate
Recomendanos
Espacio FitnessEspacio BellezaEspacio MujerEspacio GourmetEspacio SaludEspacio Lifestyle
 

 

Antes, durante y después de la exposición al sol nuestra piel requiere de muchos cuidados. Para eso, necesitamos saber cuándo y cómo aplicar el protector, cuál es el indicado y cómo lograr un buen bronceado.

 

En los últimos años, la población comenzó a tomar conciencia de que la protección solar es necesaria. La gente está informada sobre el uso de protectores solares, pero hay resistencia, especialmente, a utilizar los de factor de protección muy alto, ya que van en contra de una pauta cultural muy arraigada: la relación entre bronceado y belleza. Para dar respuesta a las preguntas más frecuentes sobre protección solar, consultamos a la dermatóloga Rita García Díaz.

 

 

Antes que nada, ¿cuáles son los pros y los contras del sol?
La vida al aire libre y la exposición prudente al sol son muy saludables. El sol brinda sensación de calor envolvente, relajación, acción energizante y antidepresiva, y ayuda a la síntesis de vitamina D. Los contras están relacionados con la sobreexposición. La exposición excesiva y reiterada acarrea daños irreversibles en la piel, favorece la aparición de desordenes cutáneos y aceleración del envejecimiento. El concepto de daño acumulativo es importante. La piel tiene memoria y “guarda” el recuerdo de la cantidad de radiación solar a la que fue expuesta a lo largo de la vida. La sensación de ardor y picazón, el enrojecimiento, la hinchazón y las ampollas que acompañan a la quemadura solar son expresión del daño agudo causado. El daño crónico se manifiesta como intenso envejecimiento precoz, aparición de manchas y el aumento de riesgo de cánceres cutáneos.

Es preferible siempre consultar al médico dermatólogo sobre el factor de protección solar que es adecuado para nuestra piel.

 

¿Cuál es la diferencia de los rayos UVB y UVA?
La radiación UVB es la que llega a las capas más superficiales de la piel y es responsable del enrojecimiento y quemadura solar. La radiación UVA es la que penetra en las capas más profundas y atraviesa los vidrios de ventanas y anteojos. El UVA es responsable del envejecimiento prematuro. Por eso, debemos buscar protectores que cubran ambos, ya que en muchos casos el producto sólo protege contra la radiación UVB, y la UVA es la que penetra más profundamente en la piel y la menos bloqueada por la capa de ozono. Por esto, es sumamente importante no exponerse al sol entre las 10 y las 16 horas.

Con los cuidados que debemos tomar, ¿es posible igual lograr un buen bronceado?
Por supuesto que sí. El bronceado debido al aumento del pigmento de la piel (melanina), aparece 48 horas después de la exposición solar. Cada persona logrará el bronceado que su tipo de piel, genéticamente determinado, permita. La gente de piel muy clara no logra broncearse tomando más sol, sino que se pondrá más roja e intensificará el daño. Un buen bronceado debe ser armónico con nuestro tipo de piel, color de ojos y cabello. Se pude mejorar el tono y prolongar el bronceado usando autobronceantes progresivos, que sean buenos hidratantes. Colocados en forma correcta, intensifican y mantienen el bronceado natural, y son seguros y eficaces. Lo que debe recordarse es que el símil bronceado que producen no protege de la acción del sol. Para ayudar a mejorar el tono del bronceado, también pueden consumirse alimentos que contengan carotenos, como zanahoria, zapallo, tomate y todas las verduras de hoja verde.

¿Cómo elegimos un protector solar?

El Factor de Protección Solar (FPS) es un número que refleja la capacidad de un producto para detener los rayos solares que producen el enrojecimiento.

 

 

• Debe proteger de la radiación UVB y UVA.
• Debe ser hipoalergénico y estable.
• Debe ser resistente al agua.
• No debe producir ni facilitar reacciones alérgicas a la luz solar.
• Debe ser un buen hidratante. Esto facilita un bronceado uniforme y previene el desecamiento natural que se produce al exponerse al sol.

 

Utilización correcta de la fotoprotección.
• Aplicar media  hora antes de la exposición al sol, frotando suavemente.
• Reaplicar cada 2 horas.
• Volver a colocar después de 40 minutos en el agua o de intensa actividad física, aunque el protector sea resistente al agua.
• Aplicar sobre la piel bien seca, antes de salir de casa, nunca en la playa o en la piscina.
• Usarlo generosamente y esparcirlo de manera homogénea, para evitar dejar zonas desprotegidas. No olvidar orejas, nuca, cuello, pies y labios (protectores labiales).

¿Cómo protegemos a los más chicos?
La prevención debe comenzar precozmente. Se les debe enseñar a colocarse el protector solar y a no exponerse en las horas de riesgo (cuando su sombra es más corta que su estatura). Se les debe colocar un protector con FPS 30 o mayor. En el caso de los bebés menores de 6 meses, no hay que exponerlos al sol en forma directa y no pueden utilizar protectores solares, por eso debemos protegerlos con ropa.

Algunos mitos y realidades
• El bronceado es saludable. El bronceado es una forma de defensa del organismo contra la radiación UV.
• El bronceado te protege del sol. Un bronceado intenso ofrece una protección escasa, equivalente a un FPS de alrededor de 4.
• En días nublados no te quemás. Hasta el 80% de la radiación UV solar puede atravesar una nubosidad poco densa. El “reflejo” aumenta el riesgo de quemaduras.
• Estando en el agua no te quemás. El agua refleja la radiación UV o sea aumenta su intensidad.
• Los protectores permiten tomar sol mucho más tiempo. Los protectores solares posibilitan disfrutar del sol en los horarios permitidos.
• Si no sentís el calor de los rayos del sol no te quemás. La sensación de calor la producen los rayos infrarrojos del sol. Se sientan o no, la radiación UV sigue actuando.
• Las embarazadas no pueden tomar sol. Las embarazadas sanas pueden tomar sol usando protectores solares de FPS más alto que el habitual en la cara, ya que el embarazo facilita la aparición de manchas marrones. Los rayos UV no pueden penetrar en la panza y afectar al bebé.

Tips a tener en cuenta antes de exponerse al sol:
• No exfoliar rostro y cuerpo intensamente. La inflamación generada por la fricción pude producir manchas.
• No colocar cremas de belleza de ningún tipo ni perfumes.
• No  exponerse al sol con maquillaje.
• No depilarse. En verano hacerlo siempre a última hora de la tarde.
• No realizar ningún tratamiento dermoestético como peelings, luz pulsada, etc. Si estamos realizando algún tratamiento que no debemos o no deseamos interrumpir, consultar sobre el tipo de pantalla solar adecuada a cada situación en particular.
• No colocar productos para acné, antienvejecimiento, blanqueadores o renovadores de la piel sin consultar al dermatólogo. Muchos de ellos tienen medicación incompatible con la exposición solar. Se debe consultar también sobre los medicamentos  por vía oral, ya que algunos son sensibilizantes a la luz solar y pueden producir quemaduras.

Y después de la exposición al sol, ¿qué cuidados se deben tomar?

La correcta hidratación se logra tomando 2 litros de agua por día como mínimo y colocando una crema, gel o emulsión hidratante después de la exposición al sol. Además, conviene que el producto contenga vitamina A, C y E, que son nutrientes de la piel y antioxidantes.

La exposición solar racional siempre es beneficiosa y un aliado de la salud física y psíquica. Simplemente, hay que asesorarse con un dermatólogo sobre cuáles son las medidas que debe tomar cada familia de acuerdo a su tipo y color de piel para poder vivir al sol saludable y placenteramente.


Asesoró en esta nota: Dra. Rita García Díaz. Médica especialista en Dermatología y Dermatología Pediátrica. Miembro titular de la Sociedad Argentina de Dermatología y docente en la UBA. Actualmente es Médica Principal del servicio de Dermatología del Hospital J. P. Garrahan y consultora del Departamento de Dermatología y Estética del Instituto Halitus.


 

 
Ingresá tu comentario
Caracteres: 800
  
  Regístrate y comenta con tu usuario Enviar
 
Notas de la Edición Anterior
Secretos de la
depilación definitiva...

Los hombres y la moda
¡Piernas sanas!
Cuidar la piel madura.
Técnicas integrales para rejuvenecer el...
 
Buscador
Sección
Buscar
Título de la nota
Buscar